Tecnoestrés: en qué consiste y cómo hacerle frente

Publicado por Ana Junquera en

Tiempo de lectura: 3 minutos

Tecnoestrés: en qué consiste y cómo hacerle frente

tecnoestrés

Los dispositivos electrónicos, Internet y las redes sociales, están tan presentes en nuestras vidas que se han convertido en el centro de todo. Pero aunque nos ofrezcan multitud de servicios y funcionalidades útiles, tanto en el ámbito profesional como personal, también tienen un lado oscuro.

¿Qué es el tecnoestrés?

El término tecnoestrés fue acuñado por primera vez en 1984 por Craig Brod, un psiquiatra norteamericano que, en su libro «Technostress: The Human Cost of the Computer Revolution» , lo define como el estrés provocado por la falta de habilidad en el manejo de las nuevas tecnologías.

El concepto ha evolucionado hasta nuestros tiempos, y ahora hace alusión a las consecuencias negativas de hacer un mal uso de la tecnología, y que afectan a la manera en la que trabajamos, vivimos o nos relacionamos.

¿Haces un buen uso de la tecnología?

El flujo constante de mensajes, el exceso de información o el uso abusivo de las redes sociales, son algunas de las causas del tecnoestrés.

Los españoles pasamos una media diaria de 5 horas y 18 minutos conectados a Internet, y solo el 14% de la población nunca envía o recibe WhatApps, según la CNMC.

¿Tienes 5 minutos? Te animamos a hacer este test de la iniciativa «Levanta la Cabeza», para comprobar si haces un uso responsable de la tecnología.

5 medidas para combatir el tecnoestrés

Una vez eres consciente del problema, es hora de pasar a la acción. Estas medidas pueden ayudarte a hacer frente al tecnoestrés y reducir las consecuencias negativas del mal uso de la tecnología:

1. Desactiva las notificaciones

Está claro que, sobretodo en el ámbito laboral, no puedes darle la espalda al mundo: si te llaman o te envían un correo, tienes que estar pendiente. Pero, ¿es necesario recibir las notificaciones de 40 grupos de WhatsApps? ¿o los descuentos de tu tienda online favorita? Las aplicaciones de nuestro smartphone activan las notificaciones por defecto. Define prioridades y silencia o desactiva aquellas que no son importantes.

2. Establece un horario de respuesta

¿Refrescas tu correo a cada segundo? Nada es tan urgente como pensamos. Comprobar si tenemos nuevos mensajes constantemente nos distrae de nuestras tareas y nos hace ser menos productivos. En lugar de tener el correo electrónico o el WhatsApp siempre activo y abrirlo cada vez que te llegue una notificación, revisa las novedades una vez a la hora. 

3. Se solidario con los demás

La infoxicación (recibir más información de la que podemos procesar) es uno de los males del siglo XXI, y el correo electrónico es uno de sus responsables. Cuando envíes un email, utiliza las opciones de «cc» y «contestar a todos» solo cuando sea necesario, evitarás enviar información innecesaria a quien no le sea útil y le ahorrarás tiempo.

4. Toma descansos para desintoxicarte

El cerebro funciona mejor cuando aprende a desconectar, para volver a conectar. Si trabajas en una oficina, dedica un par de minutos cada hora a desconectar de las pantallas. Puedes aprovechar ese tiempo para realizar estiramientos que renueven tu energía, ¿te animas a poner en práctica esta tabla?

5. No te lleves la tecnología a la cama

¿Conoces el efecto de las luces azules? Los dispositivos electrónicos emiten una luz más intensa y brillante, que hace que nuestro cerebro permanezca en alerta y deje de segregar melatonina, la hormona encargada de inicitarnos al sueño. Para evitarlo, deja de utilizar tus dispositivos al menos 40 minutos antes de irte a dormir. Facilitarás que tu mente active el modo noche y podrás disfrutar de un descanso reparador.


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap