Power Walking: un poderoso ejercicio para mantenerte activo

Publicado por Ana Junquera en

Tiempo de lectura: 3 minutos

Power walking: un poderoso ejercicio para mantenerte activo

power walking

¿Conoces el Power Walking? Es uno de los mejores ejercicios para combatir el sedentarismo, un mal que la Organización Mundial de la Salud (OMS) califica como «un problema de salud pública mundial».

En las siguientes líneas te explicamos en qué consiste, qué beneficios reporta para tu bienestar y cómo ponerlo en práctica.

¿Qué es el Power Walking?

Caminar es un acto mecánico que todos hacemos a diario, pero factores como las prisas o el estar pendientes del móvil hacen que cada vez andemos peor, y que nuestro cuerpo se resienta.

El Power Walking recupera el atractivo de andar por placer: consiste en caminar de manera activa mientras somos conscientes de cómo nos movemos. Para ello hay que prestar atención a elementos como la postura, la respiración, la activación abdominal, la pisada o el ritmo de la caminata.

¿Qué beneficios tiene para la salud?

Al tratarse de una actividad a medio camino entre caminar y correr, puede practicarla cualquier persona, con independencia de su edad, su condición física o su nivel de actividad. 

  • Es un ejercicio que involucra todo el cuerpo, reforzando en mayor medida la musculatura del tren inferior y el core o zona central.
  • El impacto contra el suelo es menor que en el running, lo que ayuda a proteger nuestras articulaciones
  • En la práctica se alternan intervalos de intensidad, controlando la frecuencia cardiaca y ayudando a mejorar el sistema respiratorio y cardiovascular.
  • Al tener que centrarnos en nuestro cuerpo y movimiento, dejamos que nuestro cerebro descanse y deje de pensar en el trabajo o en nuestras preocupaciones, reduciendo el estrés y la ansiedad.

¿Cómo se pone en práctica?

En el Power Walking debe haber una activación mayor que cuando caminamos. El primer paso es adoptar una postura correcta: 

  • Elonga la espalda, evitando arquear la columna.
  • Mantén la mirada al frente.
  • Lleva los hombros hacia abajo y hacia atrás, separándolos de las orejas.
  • Abre el pecho y activa abdomen para proteger la zona lumbar.

Una vez corregida la postura, es hora de ponerse en movimiento:

  1. Los brazos doblados deben moverse alternativamente, acompañando el movimiento de cuerpo con un balanceo.
  2. Las pisadas deben ser redondas de talón a punta, de manera que siempre haya un pie en contacto con el suelo.
  3. Alterna intervalos intensos, seguidos de intervalos de recuperación (por ejemplo, 1 minuto caminando a ritmo alto, y 2 minutos de recuperación a ritmo medio). 
  4. Lo importante es mantener las pulsaciones entre el 65% y 70% de nuestra frecuencia cardíaca máxima, jugando con intervalos de trabajo.
  5. Una sesión suele durar entre 45-60 minutos, durante los cuales no dejaremos de caminar. 
  6. Cuando termines, dedica 5 minutos a hacer estiramientos

Al igual que en cualquier otro deporte, podemos diseñar sesiones más o menos intensas en función de nuestro nivel de partida. Puedes empezar practicando el ejercicio 20 minutos durante 4 días a la semana, y poco a poco ir incrementando su duración e intensidad. 

Itinerarios para practicar Power Walking

Si resides en Madrid puedes practicar Power Walking en la ciudad gracias a Walking People, un proyecto europeo que promueve el hábito de caminar como fuente de placer y bienestar.

Puedes elegir entre un total de 16 rutas (2 en el centro de la ciudad y 14 en los distritos periféricos) que suman más de 80 km.  Al inicio de cada ruta hay un panel informativo con el itinerario, y tramos de control cada 500 metros.

Si quieres combinar el deporte con la cultura y el arte, también puedes practicar power walking haciendo una ruta por las Meninas de Velázquez.


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap