Kudo Cards: el poder de dar las gracias

Publicado por Ana Junquera en

Tiempo de lectura: 2 minutos

Kudo Cards: el poder de dar las gracias

Kudo cards

En el artículo Management 3.0: lleva a tu equipo al siguiente nivel, hablamos de los beneficios de este nuevo enfoque de liderazgo, en el que la responsabilidad pasa a formar parte del grupo.

Una de las técnicas de Management 3.0 más sencillas de poner en práctica, y también de las más efectivas, son las Kudo Cards: solo hay que aprender a ser agradecidos.

¿Qué son las Kudo Cards?

Las Kudo Cards son tarjetas en las que se escribe un texto de agradecimiento o de reconocimiento público por una labor bien hecha. 

Se basan en la idea de que cualquier persona puede reconocer el esfuerzo de otra, en lugar de otorgarse de manera jerárquica. Es decir, pueden entregarse de abajo hacia arriba o entre personas con la misma responsabilidad.

Las tarjetas se pueden adquirir en formato físico con mensajes prediseñados, enviar de manera virtual o diseñar nuestras propias tarjetas con textos personalizados.

Una vez tengamos nuestra Kudo Card, podemos pegarla en una pizarra o muro visible para todos o depositarla en una caja, llamada Kudo Box y, cada cierto tiempo, reunir a todos para vaciarla, leer las tarjetas en voz alta y felicitar a aquellos que han recibido una.

Motivadores intrínsecos vs extrínsecos

La técnica de las Kudo Cards sigue las 6 reglas para recompensar de manera eficiente, recogidas en el libro de Management 3.0:

  • No prometas por adelantado, los reconocimientos inesperados tienen un efecto más positivo.
  • Da pequeñas recompensas para fomentar la motivación en el día a día.
  • Recompensa continuamente, no solo por una acción puntual.
  • Hazlo público, en lugar de agradecer en privado.
  • Recompensa el comportamiento y la buena conducta, no te centres en el resultado.
  • Agradece la labor de tus compañeros, en lugar de hacerlo únicamente con tus subordinados o superiores.

Seguir estas reglas fomenta la motivación intrínseca, aumentando el compromiso de las personas y su rendimiento.

Por el contrario, los motivadores extrínsecos (aumento de salario, bonos, ascensos…), deterioran la motivación a largo plazo, al condicionar el beneficio al logro de un objetivo concreto, en lugar de vincular el agradecimiento al esfuerzo y al comportamiento en el día a día.

Un «buen trabajo» o un simple «gracias», anima a las personas a seguir haciendo bien su trabajo, con ganas y motivación. ¿Te animas a ponerlo en práctica? 

Fuente: Management 3.0


    0 commentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Share via
    Copy link
    Powered by Social Snap