5 Claves para cuidar tu alimentación en la oficina

Publicado por Ana Junquera en

Tiempo de lectura: 3 minutos

5 Claves para cuidar tu alimentación en la oficina

alimentación en la oficina

La alimentación es un factor fundamental para rendir al 100% en el día a día. Sin embargo, cuidar nuestra alimentación en la oficina no siempre es fácil, sobretodo si tenemos en cuenta el trajín y las prisas de la vida moderna.

Tener a mano estas claves y recursos, te ayudará a evitar las tentaciones y a ser constante con una buena alimentación en tu espacio de trabajo.

1. No perdones el desayuno

Aunque la mayoría de nosotros hemos oído mil veces que el desayuno es la comida más importante del día, el 80% de los españoles no desayuna, y solo el 20% lo hace de manera saludable.

Un desayuno saludable debe representar el 20% de la ingesta diaria (entre 300-400 calorías), e incluir carbohidratos de grano completo, proteínas saciantes y fruta. Por ejemplo, una tostada integral con aguacate y pavo, o gachas de avena con fruta fresca y canela.

¿Y el café? La cafeína mejora tu estado de alerta y concentración, pero hay que tener precaución: no tomes más de 2-3 tazas al día, y evita edulcorarlo en exceso.

2. Planifica snacks estratégicos

Tomar un tentempié a media mañana y a media tarde mantendrá estable tu nivel de glucosa en sangre y por tanto tu rendimiento, recuperando la energía gastada.

Evita los ultraprocesados y ten a mano snacks saludables que mezclen proteínas, carbohidratos y grasas saludables, tienen más macronutrientes y son más saciantes (por ejemplo, un yogur natural con arándanos y nueces).

Lo ideal, es que tus snacks tengan menos de 150 calorías, y que no dejes pasar más de 3 horas sin probar bocado.

3. Mantente hidratado

Procura tener cerca una botella de agua y no esperes a tener sed para beber. Al mantenernos hidratados aceleramos las funciones del cerebro y eliminamos toxinas.

Si factores como el estrés, la prisa o el olvido te conducen a no ingerir los suficientes líquidos, existen apps como BeWet que te envían recordatorios para mantenerte hidratado.

4. Dedica tiempo a la comida

No comer a toda prisa y separar la comida del ambiente de trabajo, son pautas básicas a tener en cuenta. Tomarte tu tiempo te ayudará a despejar tu mente y a recargar las pilas para afrontar mejor el resto de la jornada.

Si llevas la comida hecha de casa, a la hora de preparar tu almuerzo ten en cuenta las proporciones del plato de Harvard:

  • 50% de verduras y frutas (cuanta más variedad y color, mejor).
  • 25% de granos integrales (arroz, pasta integral…).
  • 25% de proteína saludable (pescado, legumbres…).

Si comes fuera, trata de evitar los restaurantes de comida rápida y opta por menús saludables con verduras y platos ligeros. Las comidas copiosas te harán sentir más cansado y dificultarán que trabajes a pleno rendimiento.

5. Apóyate en la tecnología

Las aplicaciones pueden ser tu aliado para desterrar los malos hábitos:

  • Yuka: descifra en un un abrir y cerrar de ojos las etiquetas de los productos, para saber cuáles son buenos y cuáles es mejor evitar.
  • Nooddle: introduce los ingredientes que te quedan en la nevera, y te dará un listado de las recetas que puedes hacer con ellos.
  • Sinazucar.org: escanea las etiquetas para calcular los terrones de azúcar que tiene cada producto.
  • Too good to go:  combate el desperdicio de alimentos, y salva comida de cientos de establecimientos a tu alrededor, como restaurantes o supermercados, a precios bajos.

Por último, además de cuidar tu alimentación es la oficina, recuerda practicar algo de actividad física, y dedicar el tiempo necesario a premiarte con un descanso de calidad.


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap